Logo Reforma UNC
Inicio      Noticias      La FCA UNC conmemoró el Día Internacional de la Mujer

La FCA UNC conmemoró el Día Internacional de la Mujer

La participación de la mujer en la Reforma Universitaria, fue el tema que convocó a gran cantidad de público, que se dio cita este viernes en la Biblioteca de la Facultad de Ciencias Agropecuarias UNC.

  Publicado el 09 de March, 2018  
título

La FCA UNC conmemoró el Día Internacional de la Mujer

La convocatoria fue en conmemoración del Día Internacional de la Mujer, y en un año de especial importancia para la Universidad Nacional de Córdoba, al conmemorarse el Centenario de la Reforma Universitaria.

El acto comenzó a las 11 de la mañana con la presencia del decano de la FCA, Ing. Agr. Juan Marcelo Conrero y del vicedecano, Ing. Agr. Jorge Cosiansi, a quienes acompañaron funcionarios de distintas áreas de la gestión.

Al dar la bienvenida a los presentes, el decano sostuvo que esta conmemoración buscó reivindicar la lucha de las mujeres, reconociendo los logros alcanzados.  “Queremos acompañarlas en sus reclamos en pos de una sociedad de iguales, que es un anhelo que a todos nos envuelve. En este año del Centenario de la Reforma, como Facultad decidimos hacer un homenaje a esas mujeres que de alguna u otra manera estaban presentes durante la gesta de 1918 y que no eran visibilizadas”, expresó.

El ingeniero Conrero recordó que muchas mujeres de la FCA, en especial en los primeros años luego de su fundación, no tuvieron un camino fácil por querer insertarse en “un mundo de hombres”. “Hemos tenido a lo largo de nuestras historia el ejemplo de muchas mujeres que han sabido ganarse su lugar con mucha perseverancia, con mucho esfuerzo, con mucha entrega y son realmente profesionales destacadas y reconocidas y son un orgullo para nuestra institución”, sostuvo.
 
También destacó que las principales áreas de gestión de esta Facultad son ocupadas por mujeres “con mucho empeño, tesón, inteligencia”, a las que agradeció por su trabajo cotidiano que permite llevar adelante esta Casa. Recordó a las mujeres que contribuyeron al engrandecimiento de la Facultad en su ya más de medio siglo de vida y tuvo un agradecimiento especial para las mujeres de su familia. Su madre, “mujer de campo, visionaria, que pensó en aquel momento que el futuro de sus hijos estaba a través de la educación”; su esposa, con quien comparte la profesión y su hija.

Posteriormente, y en representación de las mujeres estudiantes, dirigió unas palabras Florencia Reyes, alumna de cuarto año. Al hacer referencia a la situación de la mujer en el mundo de hoy, resaltó que el cambio de mentalidad comienza en ellas mismas y que hace cien años muchas lograron ganar un lugar en la sociedad, porque “fueron ellas las que primero realizaron el cambio en su interior, para luego expresarlo hacia el exterior”. 

A continuación tuvo lugar una entrevista abierta con el Ing. Agr. Leandro Carbelo y el DGP Claudio Bustos, investigadores y estudiosos de la Reforma Universitaria, quienes contaron cómo fue naciendo en ellos su amor y admiración por la gesta reformista. “Si no fuera porque hace cien años, estudiantes, trabajaron, forjaron y tuvieron un pensamiento muy claro de que la Universidad debía ser gratuita, laica y para todos, yo  hoy no podría estar estudiando acá”, dijo Carbelo que pensó a poco de ingresar a la Facultad. Allí nació su vocación, su militancia y comenzó a investigar sobre el tema.

A su turno, Claudio Bustos recordó que la de 1918 era una Universidad que formaba sólo a algunos, en la que no había lugar para los hijos de inmigrantes ni las mujeres. “Para principios del siglo pasado era una excepción que una mujer entrara a la Universidad de Córdoba y durante cien años nadie se paró a ver que había una mujer que había logrado ser una de las cinco que tenía la UNC”, en referencia a Prosperina Paraván, estudiante de odontología y participante activa de la Reforma.

Paraván fue la primera vicepresidenta del Centro de Estudiantes de la Facultad de Odontología y la “bisagra” que permitió pensar en la mujer en la Universidad, explicó Bustos.

Finalizando la exposición, recordó el origen del Día de la Mujer, en una tragedia que costó la vida de más de un centenar obreras de una fábrica textil a principios del siglo XX. Las trabajadoras vestían un uniforme de color morado, como una misteriosa coincidencia, el mismo color (o similar) que identificó a los acontecimientos de 1918. La Iglesia Católica tapó los santos de sus templos con telas de ese color, “para que los reformistas no tuviesen su acompañamiento”, pero ellos las cortaron e hicieron brazaletes. “A partir de ese momento los reformistas llevaron el color de esas telas con las que taparon los santos, como un color que nos identificaba como transformadores de la sociedad”, explicó Bustos, mientras se realizaba una representación simbólica de aquel momento.

La escritora Carola Ferrari fue la encargada de referirse a un aspecto del que poco se habla. La autora de la novela “Prohibido prohibir, el amor en tiempos de la Reforma”, contó que la historia novelada de la que fue protagonista su abuela, muestra a mujeres luchando por alcanzar sus estudios superiores y por la participación activa en luchas como la de la Reforma Universitaria.

En uno de sus primeros comentarios recordó que su bisabuela, luego de quedar viuda, fue al banco a ver el estado de sus ahorros y no la atendieron porque no iba acompañada de un hombre, lo que pone de manifiesto el lugar que la mujer ocupaba en la sociedad por aquellos años.  Ese acontecimiento la llevó a obligar a su hija ingresar a la Universidad “sea como sea” y de allí surgieron los elementos que dieron forma a la novela en la que se cuenta la historia de las mujeres dentro del sistema educativo universitario.

Las mujeres jubiladas durante el último año también tuvieron su reconocimiento por tantos años de trabajo al servicio de la Facultad. De  manos del decano Conrero y el vicedecano Cosiansi, recibieron hermosos ramos realizados por las docentes de Floricultura, con flores del invernadero del Campo Escuela. Fueron reconocidas en la oportunidad: Graciela Rodes; Marta Rodríguez; Graciela Verzino; Alicia Ledesma y Norma Bazán.

Para finalizar, el Taller Raíces integrado en esta oportunidad sólo por bailarinas, dijo presente con una chacarera y un escondido, antes del ágape que se ofreció a los asistentes. La charla amena fue protagonista del momento, mientras se apreciaba una muestra artesanal de trabajos artísticos realizados por mujeres de la Facultad.