Logo Reforma UNC
Inicio      Noticias      El Campo Escuela de la FCA, vive el verano a un ritmo incesante

El Campo Escuela de la FCA, vive el verano a un ritmo incesante

El receso estival es esperado con ansias por todos, pero los animales, los cultivos y las diferentes tareas que se realizan en un campo, tienen sus propios ritmos y necesidades, por lo que durante diciembre, enero y lo que va de febrero, las tareas han sido incesantes, con la invalorable colaboración de muchos estudiantes.

  Publicado el 05 de February, 2018  
título

El Campo Escuela de la FCA, vive el verano a un ritmo incesante

El 24 de diciembre, a horas de celebrar la Nochebuena, la Cabaña Angus vivió una jornada de transferencia de embriones por el convenio con La Sultana, oportunidad en la que se transfirieron alrededor de diez vacas. Ese día también se hizo una inseminación a tiempo fijo  del resto del rodeo.

El 1° de febrero en tanto, se realizó la primera ecografía para detección de preñeces, que  permitirá marcar fechas de nacimiento de los puros de pedigree, y planificar el trabajo sanitario de preñez correspondiente y el nutricional.

Estas tareas se realizaron con la participación de estudiantes del Programa de Iniciación Pre profesional, que también trabajaron durante el verano en la construcción y reparación de boyeros eléctricos, alambrados, regulación de máquinas, sembradoras, seguimiento de maíces que para silaje, movimiento de animales en el rodeo y mantenimiento de aguadas.


Electrificación de parcelas

En los lotes 14, 15, 16, 17 y 18 del Área Ganadera y en los 8, 9 y 13, de Interacción agrícola ganadera, destinados a investigación, se está armando una estructura  para conducir electricidad para boyeros, de modo que los docentes investigadores tengan en servicio en cualquier momento que lo necesiten.


Programa de Iniciación Pre profesional

Esta iniciativa permite a los estudiantes de cualquier año participar y aprender las distintas tareas que se realizan en el campo. Para ello se les da una capacitación previa y luego comienzan con las tareas específicas en el terreno, que al decir del secretario del Campo Escuela, Pablo Loza, son las que más le interesan a los jóvenes.

Se trata de una valiosa instancia pedagógica  que permite a los estudiantes el conocimiento de la realidad con la que se van a enfrentar el día en que sean profesionales. “Lo práctico hace que los chicos entiendan el tiempo y el esfuerzo que lleva hacer estas tareas. En el futuro ellos van a dirigir personal, van a trabajar en empresas y van a saber el tiempo que se necesita para programar las tareas correctamente, pedir lo necesario al personal y ver los requerimientos para las distintas tareas”, explicó Loza.