Logo Reforma UNC
Inicio      Noticias      5 de diciembre - Día Mundial del Suelo

5 de diciembre - Día Mundial del Suelo

La Unión Internacional de las Ciencias del Suelo (IISS) elaboró una resolución en 2002 proponiendo declarar el 5 de diciembre Día Mundial del Suelo, con el fin de resaltar su importancia como un componente crítico del sistema natural y su contribución vital al bienestar de la humanidad.

  Publicado el 04 de December, 2018  
título

Día Mundial del Suelo

Bajo el liderazgo del Reino de Thailandia y en el marco de la Alianza Mundial por el Suelo, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha respaldado el establecimiento formal del Día Mundial del Suelo como una plataforma para incrementar la sensibilización a nivel mundial.

La Conferencia de la FAO, en junio de 2013, apoyó de forma unánime la celebración de este Día y pidió que se adoptara oficialmente durante el 68° período de sesiones de la Asamblea General. En diciembre de ese año, este órgano de las Naciones Unidas declaró el 5 de diciembre Día Mundial del Suelo.

 

Acabar con la polución

La campaña "Sea la solución a la contaminación del suelo" para este año 2018 tiene como objetivo concienciar a personas para acabar con la polución del suelo, bajo la etiqueta #StopSoilPollution.

Un tercio de nuestros suelos en el mundo ya están degradados y corremos el riesgo de perder más. Aunque muchas veces sea un problema que pueda pasar desapercibido, afecta a todo el mundo, en todas partes. Con un incremento de la población mundial que se espera que alcance los 9000 millones en 2050, la contaminación del suelo es un problema mundial que degrada nuestros suelos, envenena los alimentos que comemos, el agua que bebemos y el aire que respiramos.

Los suelos tienen un gran potencial para filtrar y amortiguar los contaminantes, degradando y atenuando los efectos negativos de los contaminantes, pero esta capacidad es finita. La mayoría de los contaminantes proceden de actividades humanas, como las prácticas agrícolas no sostenibles, las actividades industriales y la minería, los residuos urbanos no tratados y otras prácticas no respetuosas con el medio ambiente. A medida que la tecnología evoluciona, los científicos son capaces de identificar los contaminantes no detectados anteriormente, pero al mismo tiempo estas mejoras tecnológicas conducen a la liberación de nuevos contaminantes en el medio ambiente.

Es hora de combatir la contaminación del suelo y convertirnos nosotros mismos en la solución a la contaminación del suelo.

Fuente: Naciones Unidas